Ingredientes:
* 760 gr. de carne picada de pollo o ternera (2 bandejas del supermercado)
* Media taza de copos de avena enteros
* 1 zanahoria
* 1 huevo
* media cucharadita de una hierba aromática como romero u orégano

**También necesitaremos un poco de aceite para ponerlo en nuestras manos y dar forma a las albóndigas.

Preparación:

1.- Precalienta el horno a 200 grados (C).  Pela la zanahoria, pícala y ponla en  un cazo a hervir con poca agua (suficiente para cubrir la zanahoria). Déjala hervir durante 2 minutos.

2.- Añade los copos de avena y vete rehogando durante otros 2 minutos hasta que veas que la avena se infla y el agua se absorbe. Si ves que la mezcla está quedando seca, añade un poquito de agua, sin pasarte.

3.- Retira del fuego, y deja que se temple un poco. (Cuando ya no queme, pon en un bowl la avena con las zanahorias y añade el huevo y la bandeja de carne picada. Mezcla bien.)

4.- A continuación pon aceite en tus manos y vete haciendo albóndigas, es decir, bolitas con la mezcla que has preparado.  (Si ves que la mezcla que quedó demasiado líquida, añade un poco de harina). Puedes hacer bolitas grandes o pequeñas, depende de la raza o tamaño de perro que tengas.

Esta mezcla resulante ya se la podrías dar a comer así mismo, como parte de la dieta BARF para perros. No obstante, si prefieres cocinarla, te propongo 2 alternativas:

1.- HORNEADO: Una vez hechas todas las albóndigas, colócalas en una bandeja de horno, sobre papel para hornear. Puedes añadir un poquito de harina o de aceite bien extendido sobre el papel antes de colocar las albóndigas para evitar que se peguen. Cocina a 180ºC durante unos 15 a 20 minutos aproximadamente según tu gusto, hasta que veas que están doradas por fuera (échales un vistado de vez en cuando para que no se quemen!).

2.- MICROONDAS: puedes poner las albóndigas crudas dentro de un platillo en el microondas y cocinar durante 3 a 5 minutos, dependiendo de la potencia que pongas (échales un vistazo pasados 3 minutos!).

Una vez estén templadas puedes dárselas a tu perro, o también  puedes guardarlas en una bolsa en el congelador  para ir sacándolas poco a poco y utilizándolas según las necesites.

¿Puedo compartir esta receta con mi gato? -Por supuesto!!

¡¡Bon Apetit!!